La Data

DESTACADAS, SAN RAFAEL, ZONA SUR

LA FÓRMULA FALLÓ

El intendente se cargó la campaña a los hombros, mostró su gestión, ocultó a los candidatos y sólo nombró a su hermano al que le atribuyó las gestiones por el gasoducto y otras yerbas para poder ganar las PASO sin embargo perdió.

Es que Félix confió esta vez en que con solo mostrar la obra pública la gente lo iba a acompañar pero el tiro le salió por la culata a pesar de las excusas para justificar el voto en contra.

Al igual que en la mayoría del resto del país, esta vez Félix no salió victorioso y su gran orgullo de ser el único departamento de Mendoza en no perder elecciones quedó en el olvido.

Habían preparado todo para un gran festejo y para despegarse de Sagasti otra de las grandes perdedoras que a nivel provincial se comió una paliza electoral. Parece que los muchachos no aprenden que en Mendoza el kirchnerismo es parte de un pasado que por ahora no tiene retorno.

La otra gran apuesta fue sumar a su hermano Omar a quien le propuso ser diputado para que el sur vuelva a tener protagonismo en toda la provincia pero por enésima vez la gente le dijo que no al diputado nacional que desde hace unos años en lugar de sumar solo resta votos.

Sin lugar a dudas existe un natural desgaste del felixismo que nunca apuntó a la renovación y mostró siempre las mismas caras a la hora de conformar la oferta electoral.

Este domingo el jefe de la Comuna ensayó una estrategia para disimular la derrota y comparó a sus candidatos con los de la boleta que encabeza Abel Freidemberg para decir que fueron los más votados olvidando que el Frente Cambia mendoza tenía tres listas en competencia y que la suma de esos votos lo superaban.

Débil y poco creíble uno de sus delfines, Mauricio Sat sacó la cara frente a la prensa y ensayó una defensa de la gestión diciendo que habían ganado en el comparativo. Burda y paupérrima defensa ante un escenario que dejó más preguntas que respuestas.

A quién echarle la culpa? Félix intentó una explicación típica del peronismo en echarle la culpa a la gente que votó condicionada por los medios nacionales que según su mirada contaminaron los comicios. Error, señor Intendente, a la gente el peronismo no la convenció ni siquiera sus candidatos fueron creíbles para el electorado que esta vez le dio un tirón de orejas.

Facebook
Instagram
WhatsApp